All for Joomla The Word of Web Design

ESPECIAL ANIVERSARIO SEMINARIO CONCILIAR DE LA SERENA

FUNDACIÓN

El Colegio Seminario Conciliar fue fundado el 15 de noviembre de 1848 por iniciativa del Monseñor Agustín de la Sierra, de esta forma la dirección del Colegio comenzó a cargo del Clero Diocesano de la Región de Coquimbo.

En sintonía con el mandato del Concilio de Trento, comenzó a funcionar como seminario para la formación de sacerdotes. Las dependencias del Colegio estuvieron ubicadas de forma provisional en la casa que entonces pertenecía al canónigo Don Mariano Meri, situada en la antigua calle El Teatro, hoy José Manuel Balmaceda. Luego, se trasladó a la casa de Doña Isabel Cordovez en la calle Catedral, hoy Gregorio Cordovez.

Es así como en 1856, luego de varios traslados del establecimiento, y gracias a las gestiones del Obispo Justo Donoso, se logra la compra de un terreno a las faldas del Cerro Santa Lucía, mismo espacio que ocupa hoy el Colegio.

Es en 1869 que comienza a construirse la actual construcción del Colegio, a cargo del arquitecto Roberto Parker, destacando el estilo neoclásico como sello arquitectónico.

A comienzos del siglo XX el Clero Diocesano decide traspasar la dirección del Colegio hacia la Congregación alemana del Verbo Divino. Así, en 1904 el Colegio contaba con una sección eclesiástica y otra seglar para la formación de sacerdotes y alumnos de humanidades.

La formación de los estudiantes estuvo a cargo del Rector R. Karl Degenhardt, co-fundador de la congregación alemana en Chile. Luego de 35 años la Congregación del Verbo Divino deja el Colegio para dedicarse a su obra en Santiago. Es por ello, que el Arzobispo José María Caro devuelve la administración al Clero Diocesano, quienes lo regentan por nueve años hasta 1948.

ERA BARNABITA

Con el propósito de mantener, preservar y potenciar el legado del Seminario Conciliar de La Serena, el Monseñor Alfredo Cifuentes Gómez viaja a Roma en busca de una congregación educadora que sea la nueva responsable de la dirección y administración del Colegio, encontrándose así con la Congregación de los Clérigos Regulares de San Pablo, conocidos como los Padres Barnabitas.

Es a principios de 1948 que el Superior General de los Padres Barnabitas, Padre Idelfonso Clerici acepta de Monseñor Alfredo Cifuentes Gómez, obispo de La Serena, la dirección del Seminario Conciliar de La Serena. Es así como inspirado por la misión educativa y apostólica de la Congregación viaja para recibir el establecimiento acompañado de los sacerdotes Padre Pietro Bianchi, quien se convierte en el primer Rector, el Padre Ricardo Frigerio y el Padre Zaccaria Penati.

Más adelante se incorporan otros sacerdotes Barnabitas para trabajar en el establecimiento; P. Felice Fagetti, P. Antonio Langé, P. Lazzaro Carugati y el hermano Martino Zoia.

El inicio del primer año escolar a cargo de los Padres Barnabitas contó con 200 alumnos. Asimismo, el Colegio se complementaba con profesores diocesanos que colaboraban en la misión educativa, tales como: Roberto Flores, Antonio Olivares, Arcadio Galleguillos, Raúl Pinto, Horacio Pinto, Hugo Herrera, Adolfo Rivera. Luego, se incorporan Manuel Cortés, Modesto Rojas y el dominico P. Loria.

Así también, varios laicos apoyan la docencia, Eduardo Sanfurgo, David Pinto, Augusto Sepúlveda, Renán Fuentealba, entre otros.

Con el pasar del tiempo más sacerdotes de la Orden Barnabita llegan al país a potenciar la labor educativa en el Colegio, junto con ello, los primeros Barnabitas asisten y ayudan a los primeros colonos trentinos recién llegados a La Serena tras la Segunda Guerra Mundial.

Reconocidos nombres se integran a la historia seminarista que dan vida a sucesos y experiencias que potencian el crecimiento curricular del Colegio, entre ellos los sacerdotes, Nicola Fornabaio, Angelo Ferrari, Angelo Panigati, Falice Fagetti, Battista Picetti, Piero Visigalli, Lorenzo Baderna y Cristoforo Colombo.

El Colegio continúa en crecimiento y para inicios de 1960 comienza a construir la primera parte del proyecto total. Los alumnos externos son más de 800 y lo internos alrededor de 140.

Es a principios de 1970 que se refleja y potencia uno de los principales sellos identitarios del Seminario Conciliar: la física y astronomía, a cargo del Padre Battista Picetti se construye la primera versión del Tololito, en el cual se instala un pequeño telescopio que él mismo compró en Milán, Italia. Ya, para 1977 se inicia la construcción del actual Tololito gracias a una importante donación de AURA, más adelante para la celebración de los 150 años del Colegio, la familia trentina,  Dalbosco, dona un telescopio MEADE de 14´´.

A comienzos de la década de 1980 otro sello identitario entra en acción gracias a la visión del Rector de la época,  P. Piero Visigalli, quien le pide al profesor Alan Gálvez crear la Academia de Música Instrumental del Colegio, la cual se preserva hasta el día de hoy con el mismo ímpetu.

EL SEMINARIO EN EL SIGLO XXI

El Colegio Seminario Conciliar posee historia en los últimos tres siglos vividos, de esta forma la vigencia y los desafíos del hoy posee la vasta experiencia del pasado para posicionarse y reformularse a las necesidades educativas de los estudiantes chilenos de hoy.

El Colegio, de forma visionaria y a pesar de las aprehensiones y desafíos comienza a recibir estudiantes mujeres en el año 2001. Esto, significó una serie de modificaciones, tanto estructurales como académicas, en beneficio de una educación a favor de la equidad de género.

Asimismo, para el año 2005 el Colegio inicia el proyecto de integración con la finalidad de instaurar una Educación Inclusiva. Lo cual generó la creación de distintos programas para alcanzar los estándares que demanda una educación para todos y todas.

Además, se ha incorporado a una serie de profesionales que permiten mejorar las distintas aristas del quehacer estudiantil, destacando la participación actual de psicólogos, psicopedagogos, fonoaudiólogos, trabajadores sociales, periodistas y terapeutas ocupacionales.

Así también, el Colegio decide potenciar y posicionar la astronomía como uno de sus principales sellos identitarios, a través de la fundación del Observatorio Cerro Mayu en el año 2006, ubicado en Quebrada de Talca, Valle de Elqui de la Región de Coquimbo.

En el año 2015, el Colegio Seminario Conciliar, decide ir en vías de la gratuidad, es por ello que se crea la Fundación Educacional Seminario Conciliar, con el propósito de ser la sostenedora del establecimiento, a cargo de la Congregación de los Clérigos Regulares de San Pablo, quien designa a un Director Ejecutivo para su administración.

Esta iniciativa responde a la Ley de Inclusión Nº 20.845 de la Reforma Educacional, la cual permitirá contar con recursos estatales para la administración del establecimiento. Es por ello que el Colegio en sintonía con su tradición de converger distintas realidades sociales, se incorpora a distintos programas que potencian esta intención, tales como el nuevo Sistema de Admisión Escolar (SAE), el Programa de Integración Escolar (PIE), Plan de Mejoramiento Escolar (PME), lo que permite que todos los niños, niñas y jóvenes accedan a una educación de calidad, inclusiva y equitativa.

Estas decisiones e innovaciones son el sello del Colegio Seminario Conciliar de La Serena, el que se ha mantenido vigente en estos 170 años de historia, respondiendo a las necesidades y exigencias de los padres, madres y apoderados, quienes han confiado por generaciones en el sello educativo, los cuales dan sentido y forma a la familia seminarista.

VIGENCIA EN 170 AÑOS

El Colegio Seminario Conciliar de La Serena ha permanecido vigente por 170 años y eso presume el éxito y consagra la experiencia de quienes han estado a cargo de la dirección y toma de decisiones importantes para continuar con el legado.

Hoy, la Congregación de los Clérigos Regulares de San Pablo está a cargo del establecimiento, lo cual responde a la tradición pedagógica y espiritual de una orden fundada en 1533. Así también los conocidos Padres Barnabitas cumplen 70 años de presencia en Chile desde que arribaron en 1948.

El Reverendo Padre Rector del Seminario Conciliar, Elson Rojas Lamas, afirma que el mayor desafío es conseguir que la sociedad y en específico la comunidad escolar llegue al convencimiento que la integración e inclusión son deseables y constituyen avances para la convivencia social fundada sobre la solidaridad y la colaboración.

Es por ello que esto asienta y confirma aún más la decisión del establecimiento en ir hacia la gratuidad, “Nosotros al comprometernos con la gratuidad, hemos renovado nuestra disposición a ser colaboradores del Estado para alcanzar fines ligados al bien común de Chile. Y, entonces, esperamos que el Estado nos dé un trato justo. Desde mi punto de vista esto significa respeto a nuestro Proyecto Educativo y no discriminar a los educadores que trabajan en este sector que se ha alineado finalmente con una política pública porque reconoce en ella valores que nos representan.”, afirma.

El desafío es grande, y ciento setenta años demuestran que el cambio preserva, “Algunos piensan que tradición es sinónimo de inercia o inmovilismo. Lo cierto es que las cosas permanecen, porque cambian. Ciento setenta años de historia encierran detrás muchísimos cambios y adaptaciones a distintos contextos y necesidades de la sociedad. El Seminario Conciliar, creo, ha tenido la capacidad de discernir e incorporar esas nuevas necesidades de todo orden y ha tenido el valor de cambiar”, señala el P. Rector del establecimiento.

Así también, ocurre con los sellos identitarios y los desafíos pedagógicos del hoy hacia las nuevas demandas de los estudiantes. Por muchos años el sacerdote italiano P. Picetti dictó las clases de física y astronomía, además, lideró una academia que permitió crear “El Totolito” y fundar por parte del Colegio su propio observatorio.

Ahora, la misión de continuar con dicho legado le pertenece al profesor de física y astronomía de la Universidad de La Serena, Juan Alfonso Hölzel Vergara, quien también fue alumno del colegio y transitó por los pasillos y espacios de la academia que ahora él dirige y potencia basado en las enseñanzas del P. Picetti. “Mi labor ahora es seguir impulsando el área de las ciencias e intentar seguir maravillando a los niños como lo ha hecho el padre Picetti por más de medio siglo”, aclara.

Es por ello, que enfrentar los cambios y desafíos ha permitido al colegio ser un referente y acreedor de un prestigio basado en las múltiples generaciones que han egresado. Es por ello, que el Inspector General del Colegio, Andrés Flores Astorga, afima que “Nuestros lineamientos apuntan a una educación propedéutica, la cual se centra principalmente en la formación de la persona en su conjunto, como un todo. Este elemento ha permitido que se genere en nuestros estudiantes, apoderados, profesores y asistentes de la educación un sentido de pertenencia e identidad que deja una huella en quienes formamos o formaron parte de nuestro Colegio”.

Varias cosas han cambiado en este tradicional Colegio, desde la incorporación de los estudiantes de humanidades tras años de educación para la formación de sacerdotes, la incorporación de las estudiantes mujeres, la apertura y la no selección hasta la creación de la Fundación Educacional Seminario Conciliar a cargo de los Padres Barnabitas, quienes han designado al Sr. Juan Torreblanca Salazar como su Director Ejecutivo, quien afirma que “es uno de mis mejores desafíos profesionales, siento una gran responsabilidad de poder  entregar el mejor servicio a 1.200 familias que han confiado en nosotros debido a la tradición que han sembrado estos 170 años de historia educativa seminarista”, señala.

Asimismo, el Sr. Torreblanca comenta la importancia de situarse en el nuevo escenario educativo del país y los desafíos de prospectivas para las instituciones de Financiamiento Compartido. Además, recalca la importancia de conmemorar y celebrar estos 170 años de historia y la continuidad del proyecto educativo, “queremos ser reconocidos como una institución educacional de carácter católico, con un fuerte sello inclusivo y vinculado con las ciencias, sobre todo en física y astronomía, los que al mismo tiempo son sellos regionales”, afirma.

 

Por Comunicaciones Colegio Seminario Conciliar.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password